Las pruebas más importantes que debe superar un líquido de mantenimiento de lentes de contacto


La eficacia de un sistema de mantenimiento de lentes se mide por su capacidad para eliminar los organismos patógenos que podrían estar presentes en la lente de contacto y afectar al ojo. Este objetivo se debe alcanzar además sin alterar los parámetros de la lente, ni afectar a la comodidad de uso.

Para evaluar la capacidad desinfectante de un sistema de mantenimiento se realiza el denominado Stand Alone Test que consiste en sumergir la lente en un medio con una carga conocida de distintos hongos y bacterias, y ver en qué medida y en cuánto tiempo se reducen hasta una cantidad segura.

Para evaluar que los parámetros de la lente de contacto no se alteran tras utilizar dicho sistema de mantenimiento se emplea el llamado test de compatibilidad con lentes.

Todos los productos para el cuidado de las lentes de contacto deben superar con éxito ambas pruebas para poder ser comercializados.